Cuanto tiempo inviertes en la eliminación de vello

Si hacemos un pequeño estudio sobre la eliminación del vello en el cuerpo de una mujer, en un período de treinta años (por ejemplo, entre los 20 y 50 años)

Podemos estimar que en treinta años se puede llegar a hacerse unas ochocientas depilaciones con cera.

Sin embargo, la depilación láser ha llegado a solucionar el problema de la depilación dolorosa y que requerí­a nuestra atención cada corto espacio de tiempo.

En la actualidad, con unas ocho sesiones de depilación láser, aproximadamente para el cuerpo y un máximo de doce sesiones para la cara, en términos generales, se consigue que el vello desaparezca definitivamente.

Es evidente que la depilación con cera es mucho más barata que una sesión de depilación con láser; sin embargo, si tenemos en cuenta el tiempo que debemos dedicar durante ese margen de años citados más arriba a esta tarea, los resultados podrían sorprendernos, ya que habríamos invertido muchísimo de nuestro tiempo en algo que en la actualidad solo requiere de unas sesiones de depilación con láser y con resultados definitivos.

Estas sesiones de depilación con láser se suelen aplicar una vez cada dos meses y en cualquier zona de nuestro cuerpo.

Se coloca un gel en la zona que se va a tratar, o dependiendo del láser los más avanzados llevan incorporados equipos de frio para anestesiar la zona por un milisegundo mientras se aplica el haz de luz, el láser hace el resto, quemando el folículo donde se encuentra el vello y haciendo que su ciclo de crecimiento quede interrumpido para siempre.

El paciente, por su parte, apenas tiene efectos secundarios. Únicamente suele quedar la piel enrojecida, aunque sin ninguna importancia, recuperando su color natural en un breve espacio de tiempo.

Que tipos de láser para eliminar el vello

Para los que empezáis a interesaros por la depilación láser,  se explican las principales características a grandes rasgos de los dispositivos más comunes de que se utilizan actualmente para eliminar el vello.

LASER ALEJANDRITA: El largo pulso del láser Alejandrita logra una profunda penetración en la piel, donde se encuentran los folículos pilosos. La acumulación del calor en el pelo hace que se desactiven los folículos en fase de crecimiento activo.

LASER DIODO: El láser de Diodo es un dispositivo muy eficaz que contiene diodos semiconductores que se organizan conjuntamente para producir luz. El Láser de Diodo tiene una longitud de onda más larga que otros láseres utilizados para eliminar el vello indeseado. Por ello, puede resultar ideal cuando se deben tratar pieles oscuras.

LUZ PULSADA: En ocasiones, la luz pulsada intensa es un dispositivo que tiene unas funciones similares a los láseres. Cuando se utiliza el proceso de fotodepilación, este dispositivo ofrece un amplio espectro de luz con la que se puede tratar gran variedades de pelo y colores de piel.

ND: YAG: Este láser incluye dos diferentes longitudes de onda de luz. Una de ellas es la luz infrarroja invisible, que se utiliza cuando se debe realizar una penetración profunda; es decir, cuando hay que profundizar en el folículo piloso.

La otra longitud de onda proyecta una luz verde y se utiliza para el tratamiento de los folículos pilosos que se encuentran más cerca de la superficie. De todas formas, en ambos casos, el ND: YAG emite ráfagas de luz láser en los tratamientos.

LASER RUBI: Este tipo de láser emite un rayo de color rojo que busca la melanina en el interior del pelo y la destruye.

En los últimos tiempos, la avanzada tecnología del láser está cambiando continuamente, apareciendo cada cierto tiempo otros tipos de láser y consolas más sofisticadas, que van cambiando y perfeccionando a la vez el mundo de la depilación con láser, lo que abre el abanico de posibilidades para cualquier tipo de piel y de vello.

Es fiable realizar la depilación en casa

Hace ya muchos años que se venden aparatos caseros que prometen acabar definitivamente con el vello corporal.

Al principio estaban basados en la depilación eléctrica: con forma de pinzas conectadas a un pequeño aparato, con las que había que agarrar el pelo uno a uno y mantenerlo unos segundos apretado, mientras la corriente lo atravesaba, llegaba al folículo piloso y supuestamente lo quemaba y terminaba con él para siempre.

Pero además de su dudosa eficacia, era prácticamente imposible realizar la depilación de una zona completa, aunque fuera una parte pequeña como las inglés o las axilas.

Había que hacer el tratamiento pelo por pelo, y cada uno de ellos requería mantenerlo pinzado entre 15 y 20 segundos. En las piernas por su extensión, y en inglés y axilas por lo incómodo de la postura, al final muchos de estos aparatos terminaban olvidados en un armario, sin comprobar si realmente funcionaban o no.

Ahora se ha dado un poco más, y existen máquinas que prometen una depilación definitiva sin moverse de casa, por un precio que puede oscilar entre los 150 y los 600 euros. Las más baratas depilan un pelo por cada pulsación de luz, y según va subiendo el precio, aumentan a 20, 60 y hasta 100 vellos por cada disparo.

En infinidad de páginas de Internet se ofrecen como la solución ideal, barata, efectiva y cómoda. Pero cuidado, no es oro todo lo que reluce.

Si realmente esto fuera así, cabe suponer que este tipo de aparatos, que valen poco más que una buena depiladora eléctrica normal, de las que arrancan el vello, se habrían popularizado de tal forma que estas últimas habrían desaparecido. Todos tendríamos una depiladora láser en casa y nadie tendría vello en el cuerpo. Pero claro, no es así.

La depilación láser eficaz se realiza en centros médicos por que es un tratamiento médico.

El tratamiento con láser está prácticamente exento de riesgos, pero como no nos cansamos de insistir:

  • Debe ser siempre supervisado por un médico.
  • Cada zona, cada tipo de piel, de vello y cada uno según su fototipo puede necesitar un láser diferente.

Por eso, lo que para algunos funciona a otros puede no hacerles nada.

Sólo en una clínica con asesoramiento médico, donde un profesional cualificado aconseje sobre qué tipo de láser utilizar y cómo hacerlo, conseguiremos obtener los resultados que busquemos.
Intentar hacerlo solos en casa no sólo nos puede llevar a perder el dinero invertido en el aparato, sino que puede que no cumpla con todos los requisitos necesarios para cuidar nuestra salud.

Cuanto duele la depilación por láser

La depilación láser cada vez está más avanzada, se utilizan sistemas de refrigeración de la piel que evitan el recalentamiento, se utilizan cremas anestésicas que evitan molestias… pero siempre queda ese miedo a si resultará doloroso someterse al tratamiento.

Por fin, podemos decir que se ha terminado el dolor durante las sesiones de depilación definitiva. Evidentemente, no en todos los sitios ni en cualquier clínica estética, pero sí en centros médicos especializados donde disponen de todos los tipos de láser como Corporación Capilar Dermatológica.

En Corporación Capilar disponemos del sistema Serenity, que consiste en una cámara que se puede adaptar a cualquier aparato de depilación láser. Lo que consigue es que la piel se quede pegada a la tapa, sin aire ni vestigios de humedad.

De esta forma se bloquean las señales de dolor que estaban preparadas para ir al cerebro, y se reducen las molestias hasta en un 80%. Por si esto fuera poca revolución, esta cámara de vacío consigue un efecto paralelo: al evitar que la sangre llegue a la zona. Por ello, los vasos sanguíneos no pueden absorber una parte del haz de láser, y éste va por completo allí donde realmente va a conseguir su efecto: a las células que producen el pelo.

La última tecnología en aparatos de láser son más rápidos, indoloros y efectivos que hace unos años, en Corporación Capilar Dermatológica disponemos de los equipos más avanzados para ofrecerte los mejores resultados con máximas garantías.

Es importante enterarse de si la clínica donde tenemos pensado realizarnos el tratamiento cuenta con diferentes tipos de láser, para adaptarse a nuestra piel y nuestro pelo. También deberíamos tener en cuenta si un médico va a seguir el proceso desde su inicio hasta que lo terminemos.

En una clínica como Corporación Capilar Dermatológica con todos los tipos de láser y con las últimas novedades en equipos láser nos hará las sesiones más cómodas, más efectivas y posiblemente pueda incluso reducir el número que necesitaremos.

 

Donde hacerse la depilación láser

Cuando se decide comenzar con un tratamiento de depilación láser hay que tener en cuenta diversos factores y para ello hay que ir paso a paso.

Lo primero que se debe hacer es acudir a un médico especialista en dermatología para que supervise todos los aspectos relacionados con el tipo de piel y vello que se desea eliminar y con ello informar al profesional sobre todo lo que sea necesario a través de diversas preguntas que habrá que responder en base a un cuestionario médico que debe realizarse obligatoriamente para detectar posibles contraindicaciones respecto al tratamiento.

Los datos importantes a dar a conocer son el consumo de ciertos fármacos, alteraciones ovulares, factores hereditarios, genéticos y ambientales, trastornos del tipo endocrino…

Otros datos a tener en cuenta y no menos valorables son los caso de dermatitis, lunares, acné, funiculitis, manchas…

Un buen historial médico es primordial para poder anticiparse a posibles efectos secundarios y reacciones tras someterse al tratamiento de la depilacion laser y así poder determinar si se es apto para el tratamiento o no.

El profesional del sector está obligado y debe responsabilizarse de explicar paso a paso el proceso de depilación, desde la explicación del crecimiento del pelo y sus fases, hasta las ventajas y posibles resultados negativos pasando por el funcionamiento del láser y otros aspectos de interés del paciente.

Una vez informado el interesado de todos los aspectos hay que firmar un documento de consentimiento en el que se confirma estar al tanto de toda la información y con ello autoriza a la clínica a comenzar con el tratamiento láser

Con estos pasos se puede iniciar el proceso siempre haciendo caso de todas las indicaciones del médico, como por ejemplo no someterse a los rayos solares antes, durante y después de las sesiones o no usar productos para la piel con alcohol recién acabada la sesión.