Verdades y mentiras de la depilación láser

La depilación láser duele

Falso!

Dependiendo de la zona y de la sensibilidad de la piel, como mucho puede molestar un poco. Pero la tecnología ha avanzado de forma sorprendente, y ese dolor como si se sufrieran pequeñas quemaduras es ya historia. Ahora, al mismo tiempo que el láser incide en la piel, se aplica frío que anestesia la zona. Además, los aparatos presionan mientras disparan, por lo que la sangre se aleja de la parte que está siendo tratada y las terminaciones nerviosas se bloquean, impidiendo que la sensación de dolor llegue a nuestro cerebro.

La diferencia entre la Hipertricosis y el Hirsutismo.

El  nuevo siglo ha impuesto un perfil estético que pasa por el control riguroso de la cantidad de pelo. Ya no presume el hombre de pelo en pecho. Torso, espalda, brazos, piernas, caras, ingles o axilas tienen que estar limpias de pelo.

Y si puede ser, para siempre. La depilación láser médica ha sido la tabla de salvación de miles de personas que sufren, no sólo por tener pelo sino por tener  mucho y, sobre todo, por tenerlo en zonas que no debieran.