Depilación láser en Madrid: Una correcta aplicación del tratamiento

Existen numerosas clínicas de Depilación por Láser en las que los tratamientos resultan plenamente satisfactorios para los pacientes.

La correcta aplicación por parte de profesionales cualificados, y el empleo de los láseres más avanzados del mercado son los responsables de la popularidad de la técnica.

La luz del láser depila depositando su energía sobre la piel. Una parte de esa luz es absorbida y la otra se refleja, sobre todo si se han aplicado cremas o lociones.

Esta es la razón por la que cualquier tratamiento con láser debe realizarse sobre una piel limpia, para evitar que la energía del láser penetre en la piel en la medida de lo posible.

En el caso de la depilación láser, la radiación se transforma en calor, y este calor se utiliza para traspasar la piel y destruir los folículos pilosos, responsables del crecimiento del vello.

La absorción de la radiación láser depende, en general, de tres factores: el color de la sustancia absorbente, su densidad y su composición química. En el caso de la piel, la densidad no tiene importancia, ya que se trata de una superficie blanda y de densidad homogénea.

Tiene más importancia la coloración de la zona, puesto que existe un efecto de absorción absoluto y otro relativo. El absoluto consiste en que el láser, como cualquier tipo de luz, se absorbe más cuanto más oscuro es el absorbente. Las superficies blancas no absorben la luz.

Este factor es determinante en el caso de la depilación láser, ya que la melanina del vello y de la piel juega un papel determinante en la eficacia de la depilación. Lo ideal es que toda la melanina se encuentre en el vello y no en la piel, para que el calor del láser se dirija al folículo y no a la dermis, provocando quemaduras.

Deja un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked