Dolor depilación láser, ¡Menos por favor!

Prácticamente todos los métodos depilatorios producen algo de dolor en el momento de realizarlos. En concreto, suelen ser molestos aquellos que arrancan el vello de raíz. Pero, en cambio, son los más efectivos, si comparamos con los que no lo hacen y con los que el pelo tarda muy poco en aparecer. La depilacion laser no es menos y se encuentra en el grupo de los molestos, pero se podría decir que es casi indolora y en comparación con sus inmejorables resultados, ¿podemos aguantar un poquito, verdad?

Quizás si somos de los que siempre hemos utilizado cuchillas o cremas depilatorias para eliminar el pelo indeseado, y nos pasamos a la depilación con láser, notemos más el cambio y seamos mas sensibles. Pero por lo general, si hemos estado acostumbrados a emplear una maquinilla eléctrica o la cera tradicional, sentiremos una molestia distinta e incluso menor.

La luz del láser traspasa nuestra piel y se dirige sólo al folículo del pelo, pero mientras el vello absorbe esa energía y se calienta, transmitiendo parte de ese calor al tejido que le rodea. Es en ese momento cuando percibimos esa sensación, pero el pulso del dispositivo láser es tan rápido, que dura apenas unos segundos.

¡Calmantes para la piel!

Aparte, muchos aparatos láser de centros médicos estéticos especializados, que cuentan con la última generación, poseen dispositivos refrigerantes para aliviar esa mínima molestia en el instante en el que el técnico pulsa el láser.

Si aun así consideramos que somos de los que no podemos soportar esa sensación, ya que el umbral del dolor es distinto en cada persona, existen cremas anestésicas traslucidas para aplicar de manera local y aliviar la zona que deseamos depilarnos. Pero previamente, debemos consultar al experto, ya que normalmente aconsejan usarlas en áreas pequeñas y de forma moderada. Incluso, preferiblemente no emplearlas para que la luz del láser penetre mejor y, en consecuencia, la depilación sea mas efectiva.

¡No más dolor gracias al láser!

Al finalizar la sesión, sólo observaremos una leve rojez en la parte depilada que desaparece al poco rato, como con cualquier otra técnica de depilación. Comprobaremos que el dolor ha sido totalmente tolerable y, aunque continuemos el tratamiento, en alrededor de dos meses no nos tenemos que preocupar por los pelos y la depilación y, por lo tanto, de sufrir de nuevo cualquier dolor.

Y no digamos, si hemos finalizado el tratamiento. Porque entonces si que ya no volveremos a sentir nada relacionado con los métodos depilatorios, ya que el láser consigue acabar con el vello de forma permanente y segura, obteniendo una piel lisa, olvidándonos de la depilación y, ¿que era eso del dolor?

Deja un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked