Evolución y tipos de láser de depilación

Evolución y tipos de láser de depilación 3.76/5 (75.24%) 21 votos

Desde que se descubrieron los beneficios de la energía láser aplicada a tratamientos estéticos, como la depilación por láser, este campo se ha ampliado y ha evolucionado constantemente, para adaptarse a la demanda del mercado y optimizar los resultados. Como consecuencia, los aparatos láser se han diversificado, llegando a cubrir todo tipo de necesidades.

Nos encontramos así con una amplia gama de máquinas, que se han desarrollado con diferentes longitudes de onda, dando respuesta a la variedad de afinidades de los tejidos y a las características anatómicas de los órganos y de los medios fisiológicos (líquidos, gases o huesos). Los láseres también responden a los diferentes tejidos por los que deben transmitir su luz.

La adaptación a todas las superficies ha dado lugar a una serie de ondas electromagnéticas, que se utilizan habitualmente en láseres de tratamientos estéticos. Los más comunes son los siguientes:

- Láser de dióxido de carbono: Permite un amplio abanico de aplicaciones, sobre todo en cirugía láser. Su longitud de onda es invisible y mide 10.600 nanómetros. Se absorbe rápidamente en el agua, permitiendo cortes precisos sin causar lesiones importantes en los tejidos adyacentes. No se puede utilizar cuando debe atravesar líquidos, ya que se absorbe antes de llegar al objetivo.

- Láser de gases ionizados: Son los láseres de gases neutros como el argón, el neón, el kriptón y el xenón. Tienen aplicaciones médicas en varios campos. El argón se utiliza sobre todo en oftalmología, por sus dos longitudes de onda visibles, a 488 y 514 nanómetros respectivamente.

- Láser dye: Los láseres dye (en inglés, tinte) se suelen emitir en modo pulsátil y a distintas longitudes de onda, según el tipo de tinte utilizado. Su uso está restringido, porque se absorben de manera muy selectiva por diferentes tejidos, pero no por el agua.

- Láser Neodimio Yag: Es uno de los láseres más utilizados en cirugía. Es sólido y emite a una longitud de onda invisible de 1.064 nanómetros. Puede transmitirse a través de fibras ópticas, pero no se absorbe bien en el agua, por lo que su capacidad de corte es imprecisa y genera múltiples daños laterales.

Deja un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked