Mínimos riesgos para la piel en depilación láser

Te ha gustado

Está demostrado que los tratamientos de fotodepilación y depilación láser son los más seguros, en comparación con las tradicionales técnicas depilatorias.

Existen mínimos riesgos para la piel en depilación láser. Pero, al fin y al cabo, es un tratamiento, y como todo procedimiento médico estético, es muy importante conocer todas sus implicaciones y sus posibles efectos en la salud cutánea antes de someterse a las sesiones.

Por ello, lo más recomendable es acudir a un centro especializado que cuente con todas las garantías de calidad, los últimos equipos, y personal profesional cualificado que le informe y le aconseje de todos los cuidados necesarios durante el tratamiento según sus características personales y particulares de piel y vello.

Para que, en definitiva, los resultados sean seguros y lo más efectivos posibles. Algunos efectos secundarios

El simple efecto que se produce, prácticamente siempre los primeros minutos tras una sesión de depilación con la técnica láser, es un ligero enrrojecimiento de la zona tratada. Pero no mayor que con cualquier otro método de depilación.

No hay que asustarse si este cambio de pigmetación se alarga unos meses, sobre todo en las pieles más oscuras que requieren más energía. Pero si la rojez dura más de un año, hay que consultar al médico, ya que debería haber vuelto a su tono habitual.

En otras ocasiones, aunque las menos, el tejido tratado puede desarrollar alguna infección, incluso formar costras o ampollas, que con el tiempo también deberían desaparecer.

Y como mayor riesgo, sobre todo para las pieles más morenas, se pueden producir quemaduras de mayor nivel ya que el láser actúa sobre la melanina, y cuanto más oscura sea la pigmentación, más incidencia tendrá sobre la piel.

Algunas recomendaciones Pero la mayoría de los efectos anteriormente mencionados se pueden evitar o solucionar si se toman las medidas necesarias recomendadas por los expertos.

Para evitar la hiperpigmentación se debe aplicar alguna loción calmante como aloe vera, y evitar o reducir la exposición al sol, además de usar siempre protector solar, ya que la piel suele estar mucho más sensible.

Y no realizarse la sesión cuando la piel se encuentra bronceada. Para evitar cualquier tipo de complicación se debe aplicar sólo pomadas o medicamentos recetados por el médico, ya que es quien sabe qué es lo que está indicado para determinada lesión.

Deja un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked