Previstas para el verano con depilación láser

Gracias a la depilación láser íntima, podemos eliminar de forma permanente y definitiva el pelo si queremos ir más allá de la ‘línea del bikini’ y poner a punto nuestro cuerpo de cara a este próximo verano. Porque aunque parece lejano, se necesitarían pocas sesiones, una cada dos meses aproximadamente, para estar listas, o listos, ya que cada vez son más los hombres que demandan esta técnica. Así que, ¿por qué no comenzar ya y decir adiós al vello púbico indeseado?

La opción más generalizada para depilarnos la zona genital, es decir, vulva y labios, zona perianal e, incluso y a petición de la paciente, la zona que rodea al ano, es la de utilizar cuchillas, maquinillas y cera. Todos estos métodos son eficaces, pero si lo que pretendemos es que nuestra depilación íntima sea perfecta no hay nada mejor que recurrir al láser y acudir a un centro médico en el que nos asesoren antes, durante y después del tratamiento.

La depilación láser es demandada mayoritariamente por mujeres entre los 25 y los 35 años. Y cada vez por más hombres, no sólo con fines profesionales relacionados con el deporte o que requieren una imagen perfecta. Ya sea por razones prácticas, higiénicas, estéticas o sexuales, es la mejor opción para eliminar el vello de esta zona tan sensible. Se trata de una técnica barata en comparación con todas las ventajas que aporta. Es prácticamente indolora, con efectos duraderos y segura, sin ningún tipo de peligro para la piel de este área, más fina que en otros lugares de nuestro cuerpo, además con el láser se evitan riesgos como la foliculitis o las alergias por el contacto de productos de depilación.

Dependiendo del tipo de piel del paciente, el médico recomendará una serie de cuidados especiales para la misma. Pero, en cualquier caso, e igual que para la depilación del resto de las zonas o con otro tipo de técnicas, antes y después del tratamiento hay que evitar la exposición al sol para que no salgan manchas ni enrojecimientos, evitar utilizar cremas autobronceadoras y no depilar la zona con métodos que extraigan el pelo de raíz.

La primera sesión se centra en eliminar el vello que en esos momentos está en la correcta fase de crecimiento, que supone un ochenta por ciento del total por lo general. Para poder entrar en la segunda fase, se dejarán transcurrir unas cuatro semanas, y en ésta se tratará lo que se denomina el ‘vello durmiente’, que supone entre un quince y un treinta por ciento. Y ya, en sesiones posteriores, se acabará de eliminar el pelo que quede, que generalmente suele ser muy poco viéndose los resultados de forma progresiva.

Con el fin de eliminar cualquier molestia o dolor que pudiera producirse, aunque debido a la rapidez de los disparos del láser y de cada sesión se tolera muy bien y pasa prácticamente desapercibido, además se puede aplicar en la zona a depilar una crema anestésica una o dos horas previas al inicio de la sesión.

Tras ésta, es recomendable extender sobre este área tan delicado aloe vera o cualquier sustancia hidratante o con protección solar, en el caso de exponerse a los rayos, y así se evitarán irritaciones y quemaduras. Aparte de tomar todas las precauciones necesarias que indique el especialista. De esta forma, todo quedará a nuestro gusto, atractivos de cara a los demás y, sobre todo, a nosotros mismos. El problema del vello púbico quedará resuelto y podremos sorprender a nuestra pareja o ir los próximos meses a la playa con total tranquilidad

Deja un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked