Quemaduras En Centro De Estética

Una mujer salió del centro de estética de Madrid al que acudió para que le practicaran una depilación con un fuerte escozor en axilas, labios, piernas y zona púbica. Sufría quemaduras de primer y segundo grado, aunque no está claro si por un aumento indebido de la potencia del láser o por una exposición demasiado larga.

Esta supuesta negligencia está en manos del Juzgado de Instrucción 19 de Madrid, según el abogado de la víctima, Alberto Martín.

La mujer padece daños físicos y aún le quedan grandes marcas en las zonas afectadas. Y pasará mucho tiempo antes de que pueda exponer a la luz del sol las zonas de su cuerpo quemadas.

La mujer acudió al centro Balneario de Sonia, el pasado febrero. Allí le ofrecieron hacerse una depilación integral en tres sesiones. Y pagó por ello cerca de 5.000 euros. No hubo ningún problema en las dos primeras sesiones. Pero en la tercera, sí.

Ya durante el tratamiento la mujer comenzó a sentir dolor en las zonas en la que se le aplicaba el láser. Al salir de la clínica, le invadía un fuerte escozor, que se agudizó aún más al llegar a casa. Acudió al médico y éste le diagnosticó quemaduras de primer y segundo grado.

La responsable del centro Balneario de Sonia aseguró ayer que se trata del primer caso de este tipo que se produce en su establecimiento “en los siete años que viene ofreciendo este servicio”. Y agregó: “Es un riesgo que existe y del que son avisadas todas las interesadas a las que, antes de someterse al tratamiento, se les da a firmar un escrito que les advierte de ello. Más aún si la señora ha expuesto su piel al sol”.

“No había tomado el sol desde hacía un año, desde junio de 2006”, dijo la víctima.

El País

Deja un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked